Información

Depresión posparto (PPD)

Depresión posparto (PPD)

Acabo de tener un bebé pero me he sentido mal. ¿Es la depresión posparto o la depresión posparto (PPD)?

A veces puede ser difícil distinguir entre la tristeza posparto, la depresión posparto (PPD) y el estrés y el agotamiento normales de ser un nuevo padre.

Eso es porque los altibajos emocionales son una parte normal de la crianza de un recién nacido. Sin embargo, algunas mamás nuevas parecen demorarse en los mínimos más tiempo que otras. Y si esperaba que las primeras semanas con su bebé estuvieran llenas de alegría y felicidad, es posible que se sienta molesto y confundido al experimentar lo contrario. Tenga la seguridad de que no está sola: hasta el 80 por ciento de las madres primerizas atraviesan la depresión posparto.

La depresión posparto generalmente comienza unos días después del parto y desaparece por sí sola en una semana o dos. Los síntomas de la depresión posparto incluyen:

  • Llanto
  • Cambios de humor
  • Infelicidad
  • Irritabilidad
  • Sentirse abrumado
  • Dificultad para concentrarse
  • Problemas para dormir
  • Preocupación
  • Dudas
  • Fatiga

Sin embargo, es posible que padezca depresión posparto (PPD) si los síntomas anteriores:

  • Duran más de dos semanas
  • Son tan poderosos que le impiden realizar sus tareas diarias, incluido el cuidado de usted y de su bebé.

¿Qué es la depresión posparto (PPD)?

La PPD es una afección de salud mental materna muy común y tratable. Se estima que 1 de cada 7 madres primerizas desarrolla PPD, pero muchos expertos creen que el número es aún mayor porque muchas mujeres no buscan tratamiento o descartan sus preocupaciones como la tristeza posparto o el estrés normal de ser una nueva mamá.

La diferencia entre la depresión posparto y otra depresión es el momento: la depresión posparto ocurre durante el primer año después del parto. Y la PPD está relacionada con los cambios hormonales únicos que ocurren después del parto. (Consulte "¿Qué causa la PPD?" A continuación).

La depresión posparto puede comenzar en los días, semanas o meses posteriores al embarazo, o incluso mientras aún está embarazada. De hecho, aproximadamente la mitad de las mujeres con PPD presentan síntomas durante el embarazo.

¿Cuáles son los síntomas de la PPD?

Los síntomas de la depresión posparto y la depresión que ocurren durante otros momentos en la vida de una mujer son los mismos. Muchos de los síntomas de la depresión posparto y la depresión posparto (ver arriba) también son los mismos. Pero, nuevamente, los síntomas de la depresión posparto son más intensos y duraderos que los experimentados con la depresión posparto.

Podría tener PPD si experimenta alguno de los siguientes síntomas casi todos los días:

  • Tristeza extrema, vacío o desesperanza
  • Llorando todo el tiempo
  • Pérdida de interés o falta de disfrute en sus actividades y pasatiempos habituales.
  • Dificultad para conciliar el sueño por la noche o dificultad para permanecer despierto durante el día
  • Pérdida del apetito o comer demasiado, o pérdida o aumento de peso involuntarios
  • Sentimientos abrumadores de inutilidad o culpa abrumadora
  • Inquietud o lentitud
  • Dificultad para concentrarse o tomar decisiones.
  • Sintiendo que la vida no vale la pena vivirla
  • Cambios de humor severos
  • Dificultad para vincularse con su bebé
  • Ansiedad severa
  • Pensamientos de hacerse daño a sí misma oa su bebé

Otros posibles signos de que podría estar deprimido incluyen:

  • Estar extremadamente irritable o enojado
  • Evitar amigos y familiares
  • Preocuparse excesivamente por su bebé
  • Preocuparse por no ser un buen padre
  • No estar interesado en su bebé o no poder cuidarlo
  • Se siente tan agotado que no puede levantarse de la cama durante horas.

En casos raros, algunas mujeres experimentan pensamientos delirantes o alucinaciones e incluso pueden dañar a su bebé. Esto se llama psicosis posparto. Si sospecha que esto podría aplicarse a usted, busque ayuda de inmediato. Consulte "¿Dónde puedo obtener ayuda para PPD?" a continuación para obtener recursos.

Me siento culpable y avergonzado de no ser más feliz. ¿Significa esto que soy una mala madre?

No. PPD es una condición de salud mental tratable. No tiene nada que ver con su estado físico como padre. Pero es muy común que las mujeres con PPD sientan una sensación de fracaso, culpa o vergüenza, y estas emociones a menudo impiden que las nuevas mamás busquen ayuda.

Muchas mujeres con PPD también tienen pensamientos como:

  • "Soy una mala madre".
  • "Me siento culpable porque se supone que debo ser feliz".
  • "Debería poder controlar cómo me siento".
  • "Me avergüenza no sentirme feliz".
  • "No me estoy uniendo a mi bebé, así que probablemente no estoy destinada a ser mamá".

Lea historias de la vida real de mamás que experimentaron la depresión posparto.

¿Dónde puedo obtener ayuda para PPD?

Si tiene síntomas de PPD, o tiene alguna inquietud sobre cómo se siente después de tener un bebé, aquí hay recursos:

  • Postparto Support International: Los coordinadores brindan asesoramiento y apoyo gratuitos y confidenciales, datos sobre la DPP y ayudan a encontrar recursos locales, como terapeutas y grupos de apoyo. También puede llamar al (800) 944-4773.
  • Clínica del estado de ánimo perinatal: Algunos hospitales tienen una clínica para nuevas mamás que cuenta con profesionales capacitados en salud mental y familiarizados con la PPD.
  • Proveedor de atención médica de confianza: Su proveedor puede realizar una evaluación del estado de ánimo posparto y derivarla a un profesional de salud mental para una evaluación y tratamiento adicionales, si es necesario. También puede tomar nuestro cuestionario sobre depresión posparto y compartir los resultados con su proveedor.
  • Progreso posparto: Este sitio web proporciona información detallada y apoyo para las mamás embarazadas y las nuevas mamás con problemas de salud mental.

Si está pensando en hacerse daño a sí misma oa su bebé, llame inmediatamente a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al (800) 273-8255 para recibir apoyo gratuito y confidencial.

¿Se llevarán a mi bebé si le digo a mi médico cómo me siento?

Es muy raro que le quiten un bebé a una madre que está luchando con PPD, pero este temor impide que las mamás con PPD busquen ayuda. Sin embargo, existe la posibilidad de ser hospitalizado para recibir tratamiento si su depresión es grave o si está pensando en hacerse daño a sí misma oa su bebé. Sin embargo, esto no significa que no esté en condiciones de cuidar a su hijo. Significa que te preocupas lo suficiente por tu familia como para recibir ayuda.

¿Cuánto dura la PPD?

Varía de una madre a otra. El cronograma depende de muchos factores, incluido cuándo comienzan los síntomas, qué tan graves son, si previamente sufrió depresión clínica y qué tan pronto se realizan el diagnóstico y el tratamiento.

Algunas mujeres responden rápidamente al tratamiento, mientras que otras continúan luchando con los síntomas durante meses. También hay mamás que sufren depresión materna, incluso con tratamiento médico, durante más de un año después del parto. Las mujeres con depresión posparto no tratada pueden sufrir depresión crónica por más tiempo.

La mejor manera de garantizar la recuperación más rápida es ser evaluado por un profesional de la salud mental e implementar un plan de tratamiento lo antes posible.

¿Qué causa la PPD?

La PPD es el resultado de una combinación de factores hormonales, ambientales, emocionales y genéticos que están fuera de su control. Algunas mujeres pueden sentirse de alguna manera responsables de tener depresión posparto o culparse a sí mismas por estar deprimidas, pero la depresión no ocurre porque sea una mala madre o por algo que hizo o no hizo.

Cuando está embarazada, sus niveles de estrógeno y progesterona se disparan. Un día después del parto, los niveles descienden a los niveles previos al embarazo. Ese cambio repentino, similar a los cambios hormonales que puede sentir antes de su período pero magnificados, juega un papel en la PPD.

Para algunas mujeres, una disminución de la hormona tiroidea, que también ocurre después del parto, puede causar tiroiditis posparto, con síntomas similares a los de la depresión. Esta afección generalmente aparece de cuatro a 12 meses después del parto. Si se comunica con su médico acerca de su depresión, él puede hacerle un análisis de sangre para saber si su tiroides está causando sus síntomas y recetarle medicamentos para la tiroides si es necesario. Asegúrese de mencionar si la enfermedad de la tiroides es hereditaria.

Otros factores que contribuyen al desarrollo de la depresión posparto incluyen el agotamiento físico después de dar a luz, la falta de sueño, la montaña rusa emocional de convertirse en padre y la falta de sueño.

¿Cuáles son los factores de riesgo de PPD?

Todas las madres primerizas tienen riesgo de depresión posparto, pero algunas mujeres tienen un riesgo mayor. Los predictores más fuertes de la depresión posparto son:

  • Historia previa de depresión: este es el indicador más fuerte, ya que las mujeres que han estado deprimidas en los últimos 20 veces más probabilidades de experimentar PPD
  • Depresión o ansiedad durante el embarazo.
  • Eventos estresantes de la vida durante el embarazo o poco después del parto
  • Experiencia de parto traumático
  • Parto prematuro
  • Bebé en cuidados intensivos neonatales (UCIN)
  • Falta de apoyo social
  • Problemas de lactancia
  • Traumatismo infantil no resuelto

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Embarazo no planeado o no deseado
  • Bebé que nace con defectos de nacimiento u otros problemas médicos.
  • Múltiples bebés (como mellizos o trillizos)
  • Antecedentes familiares de problemas psiquiátricos
  • Ser soltero
  • Nivel socioeconómico bajo o inestabilidad financiera
  • Violencia doméstica
  • Desempleo
  • Complicaciones del embarazo
  • Diabetes pregestacional o gestacional

Recuerde que estos factores de riesgo noporque PPD. Muchas mujeres con múltiples factores de riesgo nunca experimentan depresión clínica o ansiedad, mientras que otras con un solo factor de riesgo (o incluso ninguno) pueden terminar con un diagnóstico de PPD.

¿Cuál es el tratamiento para la PPD?

El tratamiento para la PPD es el mismo que el tratamiento para la depresión que ocurre antes o durante el embarazo. Los tratamientos más comunes son la psicoterapia, los medicamentos antidepresivos o ambos, según sus síntomas. Ver a un terapeuta o psiquiatra, o tomar medicamentos, no significa que esté débil. Demuestra que está dispuesta a hacer lo que sea necesario para que usted y su bebé estén seguros y sanos.

Terapia de conversación: También llamada consejería o psicoterapia, la terapia de conversación puede ser individualizada con un terapeuta o en un entorno grupal con otras mujeres que atraviesan una experiencia similar. En terapia de pareja o familiar, un terapeuta trabaja con usted y su pareja o familiares.

Antidepresivos: Los medicamentos recetados pueden ayudar a equilibrar las sustancias químicas del cerebro que regulan su estado de ánimo. Los diferentes tipos de antidepresivos funcionan de diferentes maneras; a veces, se combinan diferentes para mejorar los resultados. Probablemente empiece a sentirse mejor después de tomar el medicamento durante tres o cuatro semanas. La respuesta a los diferentes antidepresivos puede variar de una persona a otra, así que no se desanime si hay algún ensayo y error para encontrar el medicamento y la dosis correctos.

Los antidepresivos pueden causar efectos secundarios, pero la mayoría se resuelven en poco tiempo. Si experimenta efectos secundarios que interfieren con su vida diaria, o si su depresión empeora, informe a su proveedor de inmediato.

Estimulación magnética transcraneal (TMS): Las investigaciones indican que esta técnica de estimulación cerebral no invasiva puede ser eficaz para aproximadamente la mitad de las personas con PPD que no han encontrado ayuda con la medicación. Los campos magnéticos (similares a los que se utilizan en las resonancias magnéticas) se utilizan para apuntar a áreas del cerebro relacionadas con la depresión. La EMT no es apropiada para personas con alto riesgo de convulsiones, pero por lo demás parece ser bien tolerada.

Terapia electroconvulsiva (TEC): Algunas mujeres tienen una depresión posparto muy grave que no responde a la psicoterapia ni a la medicación. En este caso, un proveedor de atención médica puede sugerir una terapia electroconvulsiva. Con la TEC, se pasan pequeñas corrientes eléctricas a través del cerebro mientras el paciente está bajo anestesia general. Los expertos creen que esta estimulación eléctrica provoca cambios químicos en el cerebro que alivian los síntomas de la depresión.

¿Por qué es importante buscar tratamiento para la depresión posparto?

Si le diagnostican depresión posparto, encontrar un tratamiento que alivie sus síntomas de PPD es importante para su bienestar y el de su bebé.

Sentirse mejor puede encender o reavivar la alegría de la maternidad. La depresión no tratada puede ser solitaria, confusa e incluso aterradora. Muchas mamás con PPD se sienten avergonzadas y culpables. La buena noticia es que la PPD es muy tratable, por lo que no tiene que sentirse así.

El tratamiento brinda la oportunidad de comprender qué está causando su depresión, así como el apoyo que necesita para recuperarse. Un terapeuta puede proporcionar herramientas conductuales que pueden ayudarlo a lidiar con sus síntomas o enseñarle ejercicios de atención plena para ayudarlo a controlar su estado de ánimo. Además, tener un terapeuta y un proveedor de atención médica que comprendan su afección puede ayudarlo a sentirse menos solo.

También es importante recibir tratamiento por el bien de su bebé. Tener una madre con depresión posparto no tratada se asocia con una variedad de posibles problemas sociales, emocionales y de comportamiento para los niños, así como con posibles retrasos en el lenguaje y el aprendizaje.

¿Es seguro tomar antidepresivos durante la lactancia?

Algunos antidepresivos son seguros durante la lactancia, mientras que otros (como las benzodiazepinas) no lo son. Asegúrese de decirle a su médico que está amamantando antes de recetar un antidepresivo. Si bien los niveles son muy bajos, el medicamento pasa a su bebé a través de la leche materna.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) se consideran la opción más segura y con frecuencia se recetan a mujeres que amamantan con depresión. Otros medicamentos para la depresión también parecen ser seguros, incluidos los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN).

Si se pregunta si los cambios en la alimentación, el sueño o el comportamiento de su bebé pueden ser causados ​​por su medicamento, hable con su proveedor. (Continúe tomando su medicamento a menos que su proveedor le indique que deje de hacerlo).

Para obtener detalles sobre medicamentos específicos, consulte nuestra tabla de seguridad de los medicamentos durante la lactancia.

¿Qué es la ansiedad posparto?

Muchas mujeres con depresión posparto se sienten preocupadas o ansiosas, pero si tiene sentimientos persistentes de intensa preocupación o pánico que le causan una angustia severa y le impiden realizar sus actividades diarias, es posible que tenga un trastorno de ansiedad. Las investigaciones indican que alrededor del 15 por ciento de las mamás posparto tienen un trastorno de ansiedad entre 1 y 24 semanas después del nacimiento de su bebé.

Hay tratamiento disponible para los trastornos de ansiedad posparto, por lo que debe informarle a su proveedor de inmediato si tiene sentimientos de preocupación o pánico abrumadores. Los miedos comunes incluyen:

  • Preocupación incontrolable por el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)
  • Miedo a que se lleven a su bebé
  • Preocupación excesiva por ser criticado por sus habilidades como padre
  • Preocuparse por no tener el apoyo de amigos y familiares.
  • Autoconciencia sobre su cuerpo posparto
  • Miedo a tener intimidad con tu pareja
  • Pensamientos intrusivos o no deseados sobre el daño que puede sufrir su bebé
  • Síntomas físicos como tensión muscular, malestar estomacal o dificultad para dormir

¿Cómo me enfrento a la PPD?

Además de obtener ayuda profesional, aquí hay algunas formas de cuidarse cuando se enfrenta a la depresión posparto:

  • Sea bueno consigo mismo. Asegúrese de que se satisfagan sus propias necesidades básicas: trate de dormir y comer bien, y haga todo lo posible para no sentirse culpable. Tener PPD no significa que sea una mala madre o que no ama a su hijo. Después de comenzar el tratamiento, estos sentimientos de culpa y desesperación deberían comenzar a desvanecerse.
  • No te exijas demasiado. Si tiene depresión o ansiedad, puede ser bastante difícil simplemente levantarse de la cama y enfrentar el día. Sea amable con usted mismo y tome las cosas de una en una.
  • Pide ayuda. Parte de ser una buena madre es saber cuándo pedir ayuda, así que no tema pedirla durante este momento difícil. Informe a su pareja sobre las diferentes formas de ayudar, ya sea cuidando al bebé, manejando las tareas del hogar o acompañándolo a las citas con el médico. Los familiares o amigos cercanos también pueden ayudar.
  • Comparta sus sentimientos. Mantenga abiertas las líneas de comunicación con su pareja y hable sobre lo que está pasando. Llame a un amigo comprensivo. Únase a un grupo de madres o un grupo de apoyo de PPD, o charle con las madres sobre la depresión posparto en la Comunidad de nuestro sitio. Es posible que se sorprenda de la cantidad de mujeres que experimentan sentimientos similares.
  • Viste la parte. Limpiarse por fuera a veces puede ayudarlo a sentirse mejor por dentro. Haga que su pareja o un amigo vigile a su bebé para que pueda ducharse o bañarse. Obtén ropa que no sea de maternidad que te haga sentir bien para levantar el ánimo.
  • Descansar un poco. Los rigores de cuidar a un recién nacido las 24 horas del día, los 7 días de la semana pueden dejarlo exhausto. Desafortunadamente, las mamás con trastornos del estado de ánimo posparto a menudo no pueden dormir cuando quieren. Tómese descansos para descansar, incluso si solo lee o mira videos. También es útil tomar siestas de 10 minutos. Si es posible, considere contratar a una doula posparto o una niñera con experiencia en recién nacidos, o pídale a un familiar o amigo que cuide a su bebé durante aproximadamente una hora. Nota: siempre ponga a su bebé en una superficie segura para dormir (como su cuna o moisés) antes de acomodarse para descansar. Asentir con su bebé en brazos mientras está en un sofá o en la cama de un adulto es un factor de riesgo para el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y otros tipos de lesiones y muertes relacionadas con el sueño.
  • Salir afuera. Coloque a su bebé en un cochecito y dé un paseo alrededor de la cuadra, o reúnase con un amigo en un café cercano. Si incluso una breve excursión es demasiado para usted en este momento, simplemente salga, cierre los ojos y respire profundamente. O siéntese al sol durante unos minutos.
  • Ve más despacio. No sienta que tiene que hacer las tareas del hogar mientras su bebé duerme: las tareas domésticas pueden esperar. En lugar de consultar las redes sociales, intente escuchar música o un audiolibro, o use una aplicación de meditación. Si está de baja por maternidad, no se preocupe por el trabajo que le espera en la oficina; pronto volverá a la normalidad.

Mi pareja tiene PPD. ¿Cómo puedo hacerle la vida más fácil?

Lo más importante es que su pareja reciba el tratamiento adecuado. No puede arreglar PPD, pero puede estar ahí para ella.

Su apoyo es vital para su recuperación, así que ofrézcale ayuda a su pareja siempre que la necesite y no la juzgue. Puede hablar con el médico, la partera o el terapeuta de su pareja para obtener más información sobre la afección y comprender mejor por lo que está pasando.

El período posparto también es difícil para la pareja, así que asegúrese de descansar y cuidarse. Después de todo, también está ocupada atendiendo las necesidades de su bebé. Y la adaptación a la nueva paternidad puede ser aún más difícil cuando su pareja tiene depresión posparto, especialmente si esperaba que la vida después del nacimiento del bebé fuera una época feliz para su familia.

¿Los hombres también pueden tener depresión posparto?

Si. Según los CDC, alrededor del 4 por ciento de los papás experimentan depresión durante el primer año después del nacimiento de su hijo, con mayor frecuencia de 3 a 6 meses después del parto. Los que tienen mayor riesgo son aquellos con:

  • Una historia de depresión
  • Dificultades financieras
  • Otros niños
  • La pareja ha sufrido depresión.

Aprende más


Ver el vídeo: Depresión posparto (Julio 2021).